El regreso a clases significa un desembolso importante de dinero, pero no por ello tienes que gastar de más en útiles escolares, estos consejos te ayudarán a ahorrar al máximo. Solo es cuestión de un poco de tiempo y organización.

Haz un inventario. Busca todo lo que ya tienes en casa y si está en buenas condiciones puedes reutilizarlo, quizá el ciclo escolar pasado compraste de más y todavía encuentras algo dentro de su empaque.

Usa la tecnología. Existen versiones online gratuitas de libros de literatura clásica, también los libros recientes suelen tener un precio menor en su versión e-book que en físico. Aunque si prefieres el papel, puedes acudir a las librerías de usado.

Intercambia. Los libros de consulta o de literatura puedes venderlos a los padres de hijos menores a los tuyos y los padres de hijos mayores a los tuyos pueden venderte a ti lo que necesitan tus hijos. Aunque no es precisamente un trueque, sí conseguirás mejores precios que en la librería.

Proyecta. Pensar en el largo plazo te permite hacer mejores compras; por ejemplo, si tu hijo en futuros años escolares necesitará una calculadora más avanzada cómprala de una vez, porque la más básica dejará de usarla.

Reutiliza. Comprar útiles escolares que se puedan reutilizar aunque al principio sean un poco más caros, podrás ahorrar en el corto plazo; podrías optar por folders de plástico en vez de los de papel. Usar carpeta en vez de cuadernos es la mejor opción, pues se usan sólo las hojas necesarias.

Respeta. Al ir de compras solo adquiere lo que indica la lista de útiles, no caigas en la tentación de comprar algo más; lo mejor es ir sin tus hijos, así no te pedirán cosas innecesarias o elegirán lo más bonito que podría ser más caro.

Marca. Colocar el nombre en todos los artículos escolares de tu hijo, así como en su uniforme evitará que al olvidarlos en algún lugar desaparezcan. Aunque lo mejor es enseñarlo a hacerse responsables de sus objetos personales y por supuesto, devolver lo que no es suyo.

Sé cuidadoso. Forrar libros y cuadernos con plástico los mantendrá en mejores condiciones durante todo el ciclo escolar. En el caso de los libros, además si enseñas a tu hijo a no rallarlos o recortarlos, esos mismos les servirán a sus hermanos más pequeños o podrán intercambiar con otros padres después.

Compra al mayor. Unirte con otros padres para comprar los útiles y conseguir mejores precios al mayor les permitirá ahorrar a todos. Lo mismo puedes aplicar cuando se tratan de artículos que necesitas renovar durante el ciclo escolar.

Estudia las ofertas. Esperar las rebajas siempre funciona, conviértete en una caza ofertas profesional. Algunas tiendas ponen descuentos durante las vacaciones de verano, pero también otras tiendas rematan los útiles escolares un mes después del inicio de clases. Elige la opción que más te convenga.

Quizá estos consejos para ahorrar en útiles escolares puedas aplicarlos desde este ciclo escolar, algunos otros, podrás preverlos para el próximo. El objetivo es el mismo: ¡No gastar de más en este regreso a clases!