Comience con una lista de deseos

Si no está seguro de por dónde empezar, esto es lo que debe hacer:

Empiece con una lista de deseos. ¿Qué le encantaría ver que sucediera en su vida financiera? ¿Tiene una deuda que saldar? ¿Una gran compra para planificar? ¿Hay obstáculos que bloqueen su estabilidad financiera? Es posible que haya cosas en las que no te hayas permitido pensar antes porque nunca pensaste que las lograrías y ni siquiera quieres hacerte ilusiones.

¡No dejes que eso te detenga! Recuerde que debe poner sus miras altas cuando esté haciendo una lista de deseos. Es importante comprender lo que realmente desea antes de preocuparse por establecer prioridades y crear un plan. ¡No se obstaculice solo porque no cree que algo sea posible!

Haz las matemáticas

Una vez que su lista de deseos esté completa, ahora puede invitar algo de realismo a la imagen. La forma más sencilla de hacer esto es comenzar con su presupuesto. ¿Cuánto dinero está aportando y gastando cada mes? ¿Cuánto queda? ¿Cuánto necesitará tener cada mes para alcanzar sus metas?

Es probable que sucedan dos cosas aquí. La primera es que ajustará su presupuesto para crear más espacio. Tal vez pueda recortar gastos en cosas como entretenimiento o almuerzos y cenas y luego asignar el dinero ahorrado para el pago de deudas o ahorros para una compra. Al ajustar su presupuesto, piense tanto en las cosas que puede eliminar por completo como en las que puede reducir en frecuencia. La mayoría de nosotros gastamos más de lo que preferiríamos a diario, pero no nos damos cuenta hasta que la evidencia está en papel.

Lo siguiente que sucederá es que se dará cuenta de que hay que tomar algunas decisiones. Es posible que no pueda alcanzar todos los objetivos de su lista de deseos tan pronto como desee. Este es el primer paso para la evaluación. Una vez más, los números fríos y duros de repente facilitan ciertas decisiones. Si no puede permitirse alcanzar todos sus objetivos a la vez, piense en lo que más desea y en lo que está dispuesto a trabajar en una fecha posterior.

Escuche su instinto

En este punto de la evaluación, es posible que se sorprenda. Quizás todo lo que podría pensar en su lista de deseos era mudarse a una nueva ciudad. Pero luego hace su presupuesto y se da cuenta de que está pagando más de lo que preferiría cada mes en pagos de deudas como tarjetas de crédito, préstamos para estudiantes o préstamos para automóviles. De repente, puede sentir un deseo abrumador de eliminar alguna o todas las deudas antes de hacer cualquier otra cosa.

La clave para escuchar tu instinto es recordar que no hay respuestas correctas o incorrectas. No diluyas tus instintos con lo que sientes que “deberías” hacer primero. Puede estar en una edad en la que sus compañeros se están estableciendo y comprando una casa, pero lo único que realmente desea es hacer una caminata de tres meses por Europa. ¡Esta bien! Tomar decisiones financieras basadas en lo que otros creen que debe suceder es la forma más rápida de decepcionarse. No se preocupe por lo que digan los demás: concéntrese en sus deseos y no renuncie a lo que su instinto le dice que haga.

¡Y eso es todo lo que tienes que hacer! Comience con una lista de deseos, haga los cálculos para ver qué es realista y cuándo, y luego sea fiel a sí mismo escuchando su instinto. Es decir, sencillamente, cómo evaluar las prioridades financieras. Por supuesto, sus objetivos pueden evolucionar y cambiar a medida que lo hace, así que recuerde hacerlo cada tres meses aproximadamente. Estos registros de objetivos son la mejor manera de asegurarse de que se mantiene en el camino correcto y de que se está enfocando en lo que es realmente más importante para usted en este momento.